domingo, 12 de abril de 2015

LA ESCRITURA EN PRIMER GRADO





La escritura es un sistema de signos gráficos plasmados sobre un papel que representan algo. Se compone de palabras y éstas, a su vez, de letras. 



Para la enseñanza del español a partir de las prácticas sociales del lenguaje, la escritura debe tener un propósito determinado mediante actividades socialmente relevantes para los alumnos, es decir el alumno a través de la escritura le debe permitir comunicarse con los demás.

     
Las prácticas sociales del lenguaje requieren múltiples oportunidades para hacer contacto con otros, cada proyecto y cada competencia que se desarrolla equivale a una habilidad que no se puede enseñar sin la práctica; se aprende a hablar hablando, a escuchar escuchando, a leer leyendo y a escribir escribiendo, con este fin, en el caso de primero y segundo grados de primaria, se proponen las actividades para pensar en el sistema de escritura para enriquecer la reflexión de los alumnos acerca de éste y que entiendan el funcionamiento de las letras y que puedan emplearlas para leer y escribir palabras.





Aprendizaje Significativo

Ausubel postula que el aprendizaje significativo implica una restauración activa de las percepciones, ideas, conceptos y esquemas que el aprendiz posee en su estructura cognitiva. El alumno es concebido como un procesador activo de la información y dice que el aprendizaje es sistemático y organizado ya que es muy complejo y no simples asociaciones memorísticas.

La importancia del aprendizaje significativo en el diseño de estrategias para impartir lectura y escritura radica en que este tipo de aprendizaje es flexible ya que las nuevas informaciones se relacionan de modo no arbitrario y sustancial con lo que el alumno ya sabe y una de las características de este aprendizaje es que toma en cuenta la motivación de los factores afectivos en los alumnos para la comprensión y los esfuerzos que requiere.

Los docentes deben utilizar una serie de recursos y métodos para tratar de captar la atención y el interés hacia el proceso de la adquisición de la lectura y la escritura.
Hay que recordar que en los primero años de escuela, la adquisición de conceptos y proposiciones se realiza por descubrimiento, para que exista un aprendizaje significativo debemos enseñar la lectura y escritura con temas que tengan sentido y relación utilizando un vocabulario de fácil comprensión y acorde a su nivel, ya que se ha descubierto que los niños aprenden a leer y escribir a medida que se encuentren y se interrelacionen con la lengua escrita, por lo tanto, su aprendizaje esta estrechamente vinculado a sus experiencias con lo escrito, así como, a la necesidad de hacer uso de la lectura y la escritura.

.  
**Escribir requiere intensa actividad cognitiva en situaciones de comunicación real.
La mejor estrategia para la enseñanza de la escritura es fomentar la lectura con ejercicios de profundización y comprensión de los textos leídos.
El alumno al leer o escuchar una lectura, deberá reconocer que todo texto tiene una finalidad, tienen una intención o un carácter comunicativo.

Vigotsky (1979, p. 177) sostiene que “la escritura debería poseer un cierto significado para los niños, debería despertar en ellos una inquietud intrínseca y ser incorporada a una tarea importante y básica para la vida». Por el contrario, de acuerdo a lo observado, la escritura se enseña en el aula, muchas veces en el pizarrón, como una habilidad motora que consiste en aprender a codificar palabras antes de pasar a la escritura de oraciones descontextualizadas y de textos cortos. En tal sentido, las prácticas de la mayoría de las situaciones analizadas no despiertan la necesidad de leer y escribir en los niños, sino que los llevan a la apropiación fragmentaria y arbitraria del código, sin que se favorezca una relación con verdaderos portadores de la cultura escrita; así, los alumnos no logran comprender de qué se trata leer y escribir como prácticas culturales complejas.

Algunas actividades que pueden implementar en el salón son las siguientes:
  •  Lectura y escritura del nombre propio y de los nombres de los compañeros.
  •  Lectura de las actividades de la rutina diaria.
  •  Alfabeto móvil: formar palabras con letras justas.
  •  Sobres con palabras que se han trabajado durante uno o varios proyectos.
  •  Tarjetas con palabras para formar enunciados.
  •  Juegos de mesa para anticipar lo que está escrito: memorama, oca, lince, lotería.
  •  Juegos para completar y anticipar la escritura de palabras: ahorcados, crucigramas, sopa de letras.
  • Fábrica de palabras: cartones con letras fijas y ventanas. Detrás de las ventanas se colocan tiras con letras que suben y bajan para formar palabras.




12 comentarios:

  1. Recordemos que las actividades que se apliquen a los alumnos que apenas inician con su proceso de escritura, deben ser adecuadas a su edad y preferible a sus intereses para que puedan encontrar funcionalidad y motivación en realizarlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concuerdo contigo, las actividades que realizarán los alumnos deben estar adaptadas a sus necesidades y a sus intereses, ya que de esta manera les resultará atractivo realizarlas.

      Eliminar
    2. Así es Angela, de esta manera los estudiantes se sentirán tomados en cuenta en su propio aprendizaje y le irán dando significado a la escritura.

      Eliminar
  2. Hay que tener claro que en la escuela se deben propiciar los espacios para que la dimensión social del lenguaje sea abordada. Ya que sin ella el lenguaje queda fragmentado y hay que recordar que es una unidad funcional, por lo tanto las actividades formuladas deben ser significativas y contextualizadas tanto en receptor y lugar donde se emita el evento comunicativo.

    ResponderEliminar
  3. Exacto, las experiencias de aprendizaje deben ser contextualizadas y activas al permitir que ellos mismos descubran que la escritura es una necesidad que tienen que cubrir para comunicarse y construir aprendizajes propios.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante, como parte de la construcción de su aprendizaje también es recomendable la colocación de letreros con los nombres de algunos objetos cotidianos con la finalidad de que los niños se familiaricen con éstos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concuerdo contigo, creo que el uso de letreros es de gran importancia para el apoyo de la lectura y escritura, creo que también ayudaría el tener el vocabulario puesto en laminas para que los alumnos puedan verlo y así reafirmar de forma diaria.

      Eliminar
  5. Las prácticas sociales del lenguaje requieren múltiples oportunidades para hacer contacto con otros, cada plan y cada competencia que se desarrolla equivale a una habilidad que no se puede enseñar sin la práctica; se aprende a hablar hablando, a escuchar escuchando, a leer leyendo y a escribir escribiendo, con este fin, en el caso de primero y segundo grados de primaria, se proponen las actividades para pensar en el sistema de escritura para enriquecer la reflexión de los alumnos acerca de éste y que entiendan el funcionamiento de las letras y que puedan emplearlas para leer y escribir palabras

    ResponderEliminar
  6. Efectivamente, la escritura es parte de las practicas sociales de lenguaje que se pretende desarrollar en la actualidad y es necesario que los estudiantes sean participes activos dentro de su proceso de aprendizaje. Y como bien mencionas, se aprende a escribir escribiendo.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Se postula que el aprendizaje significativo implica una restauración activa de las percepciones, ideas, conceptos y esquemas que el aprendiz posee en su estructura cognitiva. El alumno es concebido como un procesador activo de la información y se dice que el aprendizaje es sistemático y organizado ya que es muy complejo y no simples asociaciones memorísticas.

    La importancia del aprendizaje significativo en el diseño de estrategias para impartir lectura y escritura radica en que este tipo de aprendizaje es flexible ya que las nuevas informaciones se relacionan de modo no arbitrario y sustancial con lo que el alumno ya sabe y una de las características de este aprendizaje es que toma en cuenta la motivación de los factores afectivos en los alumnos para la comprensión y los esfuerzos que requiere.

    Los docentes deben utilizar una serie de recursos y métodos para tratar de captar la atención del niño y el interés hacia el proceso de la adquisición de la lectura y la escritura.

    No hay que olvidarse que en la primera infancia y edad prescolar la adquisición de conceptos y proposiciones se realiza por descubrimiento, para que exista un aprendizaje significativo debemos enseñar la lectura y escritura con temas que tengan sentido y relación utilizando un vocabulario de fácil comprensión y acorde a su nivel, ya que se ha descubierto que los niños aprenden a leer y escribir a medida que se encuentren y se interrelacionen con la lengua escrita, por lo tanto, su aprendizaje esta estrechamente vinculado a sus experiencias con lo escrito, así como, a la necesidad de hacer uso de la lectura y la escritura, y aprenden a leer y escribir de manera similar a como aprenden a hablar y a procesar los mensajes orales que recibe, es decir los aprendizajes provienen del intercambio que establece con lo que lo rodea.

    El aprendizaje resulta de un proceso de recepción de información.

    ResponderEliminar